dimecres, 6 d’abril de 2011

¿Qué pasa en Islandia?

Us deixem una col·laboració molt interessant d'una companya d'Almensilla (Sevilla) i ex-regidora d'EUiA a Barberà:

En los tiempos que corren es muy difícil ser optimista con el futuro que nos espera a la clase trabajadora. Ministros que defienden a ultranza el rescate de entidades bancarias, entierro definitivo del llamado estado del bienestar. O lo que es lo mismo, el Estado no está al servicio de los más desfavorecidos (que somos mayoría), sino al servicio de las grandes empresas y del capital transnacional.
 Ante este desolador panorama empiezo a escuchar una pregunta: ¿qué pasa en Islandia?. Hoy, en marzo de 2011, buscas en Internet noticias de Islandia y es un desierto de información ya que los grandes medios no se han hecho eco de las noticias que llegaban de Islandia. Pero es que en el año 2008 (!hace casi tres años!) Islandia tomó un camino diferente para solucionar la crisis que nos asola.

Los ciudadanos de este pequeño país decidieron en el año 2008 que iban a ejercer su soberanía nacional y su derecho a intervenir en los asuntos públicos como ciudadanos. Esa soberanía nacional que, para nosotros, es un cascarón vacío sin significado práctico. Estos ciudadanos, de forma pacífica y con cacerolas, obligaron al gobierno electo a dimitir convocando nuevas elecciones. El nuevo gobierno nacionalizó dos bancos que estaban en quiebra por haber realizado inversiones en productos financieros “basura”, pero también decidieron, llevan ya dos referéndums, por mayoría absolutísima no nacionalizar las deudas que tenían esos bancos con inversores extranjeros y, acto seguido, pidieron responsabilidades y detuvieron y juzgaron a directivos de esos bancos y a los gobernantes que habían permitido el crecimiento de aquella burbuja que explotó. Y, milagros de la economía, con las decisiones colectivas y democráticas que han tomado están emergiendo de la crisis en la que nosotros seguimos naufragando.
Habrá a quién no le gusten los términos clase trabajadora, capital, transnacional, etc... pero esa es la realidad que nos alumbra: la mayoría somos de la clase trabajadora y esclavos del capital transnacional que nos ha hurtado nuestra soberanía nacional con la connivencia de nuestros sucesivos gobernantes. Nunca hemos sido ciudadanos de primera, somos esclavos de intereses económicos que no son los nuestros. Da igual que votes a cualquiera de los partidos mayoritarios de este país, porque ambos defenderán los intereses de las grandes multinacionales (incluiremos ahí a las grandes entidades financieras) y los dictados de las organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que se crearon para defender esos mismos intereses económicos y que representan la negación de la democracia ya que ninguno de nosotros hemos elegido a los dirigen esas organizaciones.

Y nuestros gobernantes nos hablan de cumplir lo que mandan esas organizaciones foráneas que condicionan nuestros Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, se inmiscuyen en nuestras vidas y en nuestro futuro.

Y no explican que no existe otro camino, pero la terca Islandia nos demuestra, a pesar del silencio mediático, que sí existe otro camino y que se puede ignorar al FMI y al Banco Mundial. Se puede tomar el control del Estado y decidir nuestro futuro como ciudadanos de un estado soberano (que, al fin y al cabo, es lo que nos han vendido que somos). Por todo esto, creo y creeré que OTRO MUNDO ES POSIBLE.

Engracia Rivera